Manual de Convivencia y disciplina escolar

Puede descargar el Manual completo a través de este vínculo

PRESENTACIÓN

El Colegio Santa María de Aconcagua, ubicado en calle Almirante Latorre  Nº 800 de la Comuna de Santa María, Provincia de San Felipe es un establecimiento Particular Subvencionado, reconocido por el Ministerio de Educación por el Decreto Exento de Educación Nº  473 del 25 de Marzo de 1993.

  1. INTRODUCCIÓN

El Manual de Convivencia y Disciplina Escolar del Colegio “Santa María de Aconcagua” es el compendio de normas que se refieren específicamente a los alumnos (as) y Apoderados de nuestro establecimiento y se sustenta en el Proyecto Educativo del Colegio.

El Proyecto Educativo del Colegio “Santa María de Aconcagua” tiene su sustento en el Carisma Eucarístico Mercedario, legado por Nuestra R.M  María del Refugio, quien nos invita a descubrir a Cristo Redentor en su misterio Eucarístico.

Por lo tanto, el espíritu que anima la misión educativa del Colegio es la misma experiencia vivida por ella, quien descubrió que la Eucaristía asumida con gozo, vivida con intensidad, es el primero y más intenso medio de evangelización. Se trata de hacer de la eucaristía una experiencia de encuentro, que permita la maduración y la realización personal. Por ello, es vital la participación en la Eucaristía   de todos los miembros del Colegio.

En nuestro colegio la Eucaristía se manifiesta como una vivencia: como una experiencia de salvación, con la que se representa el camino de Cristo entre los hombres. Vivida con plenitud, ella constituye una experiencia de comunión, que se   expresa en la participación de una misma mesa y en el hermanarnos en un mismo Padre y una misma Madre.

El colegio permite educar a los estudiantes en el amor y comunión, y en  ellos, a sus familias, ya que estamos convencidos de que el cambio, la liberación, surge de la relación personal con el Redentor, haciéndonos seres aptos para liberar a otros, por  ello se propicia la adoración al  Santísimo Sacramento, elemento característico del  colegio.

El carisma del colegio se debe traducir en una “educación liberadora”, es el sello divino regalado por Dios a nuestros colegios. Estos han de convertirse en una gran “mesa, amplia y acogedora”, donde se comparte y celebra la vida, teniendo como centro a Cristo y su mensaje, que está presente en toda la acción educativa del colegio: Cristo hecho presencia transformante.

El colegio busca, en fidelidad a su identidad católica y a su proyecto educativo, la síntesis entre cultura y fe cristiana ya que el aprendizaje, desde la perspectiva de la fe, se convierte en sabiduría y visión de vida. De esta manera, surge al interior mismo del saber escolar la visión cristiana del mundo y de la vida, de la cultura y de la historia, de  tal modo que valores y verdades fundamentales para la vida se conjugan con los  aprendizajes diversos que ofrece el colegio.

Todo lo expuesto exige un ambiente educativo acorde con la orientación Católica y Eucarística mercedaria del colegio, esencialmente este ambiente debe estar marcado por la búsqueda de la verdad, con una actitud liberadora, en donde todos los integrantes de la comunidad, a través   del ejemplo y la entrega, ayuden a vivir en dignidad. El camino de humanización que permite recuperar el verdadero rostro de lo humano.

El colegio Santa María de Aconcagua es  inclusivo, que no discrimina ni por raza, condición socioeconómica, rendimiento escolar, por capacidades diferentes, por necesidades educativas especiales, religión ni etnia.

El presente manual de Convivencia es un medio que regula los comportamientos individuales y colectivos, establece las normas comunes de formas de actuar, determina procedimientos y busca salvaguardar los valores humanos y cristianos de convivencia, fraternidad, cooperación y comunión.

Las normas establecidas en este manual no son eficaces por sí mismas, es necesaria una educación en los valores esenciales de la vida cristiana, que se deben traducir en comportamientos, actitudes, procedimientos, etc. Esta normativa busca establecer los principios de convivencia y disciplina básicos íntimamente vinculados a los principios educativos del proyecto educativo institucional y a la identidad católica del colegio.

Las normas de este manual de convivencia busca promover la práctica del bien, evitando en lo posible la mala o inadecuada actuación de nuestros alumnos o alumnas. Su finalidad no es sólo sancionar lo incorrecto o indicar lo negativo de una conducta o comportamiento; busca esencialmente ayudar a crear las condiciones indispensables para que la convivencia sea posible y se favorezca el ambiente educativo adecuado para el desarrollo del quehacer educativo.

Las normas buscan crear condiciones positivas para respetarlas y ponerlas en práctica previniendo, dentro de lo posible, las transgresiones que siempre afectan la convivencia y el ambiente educativo. No es extraño que muchos aspectos del diario vivir no estén considerados en este manual, puesto que no es la idea vivir para la norma sino más bien como mejorar nuestra convivencia y disciplina escolar.